Mariví Blasco & Ignacio Torner

Músicos

Mariví Blascosoprano  |Ignacio Tornerpiano preparado

El grupo

El grupo reúne a dos músicos de muy diferente procedencia, la soprano especializada en música antigua Mariví Blasco y el pianista especializado en música contemporánea Ignacio Torner, en un proyecto gestado durante mucho tiempo por ellos de hacer una revisión de los clásicos de la música antigua, sefardí, medieval, hispanoamericana, italiana... mediante la aplicación de recursos del piano "extendido"; es decir técnicas no tradicionales de producir sonido en el piano así como también en la voz.

El resultado es una apasionante aventura que nos lleva a través de los siglos de música occidental visto desde el prisma más actual y rompedor, sin por ello alejarnos del espíritu de las obras originales. Así, podremos escuchar desde sonidos propios de un laúd o una teorba, zanfoñas, conjunto de percusiones y otras muchas posibilidades que ofrecen las técnicas extendidas.

Programa

Visiones / Música antigua... o no

Obras de Monteverdi, Ferrari, Frescobaldi, Vásquez, Dowland, Purcell, Haydn...

Prensa

"El pianista Ignacio Torner, solista de Taller Sonoro, y la soprano Mariví Blasco, tuvieron la idea de introducir el piano preparado en un recital de música antigua (o no), y los resultados fueron gozosos. El recital fue un descubrimiento continuo, como asistir a la invención no sé si de la música, pero sí de algo excitante, fresco y divertido. Manipulando directamente el arpa del piano, con las manos (como en esos rasgueos de -Con que la lavaré-) o con diversos objetos de goma, madera, cerdas o plástico (tarjetas de crédito y hasta una bola de billar), o utilizando el teclado, con las cuerdas convenientemente preparadas (con cinta adhesiva en ocasiones, como en las canciones de Dowland, para obtener un sonido casi laudístico), Torner fue capaz de hallar sonoridades insólitas y sugerentes, casi siempre dulces, para acompañar la voz sensual de Blasco, a veces ajustándose escrupulosamente a su fraseo (como en Dowland o en ese -Fairest isle- de Purcell que va genial a la voz de la soprano) o planteándole desafíos, como en esos juegos fonéticos, llenos de sentido del humor (pero no sólo), de -Paseábase el rey moro-. Al final, ya sin objetos extraños, el concierto terminó suave, apaciblemente, en Broadway, con un acariciante y lírico -Wait till you see him- de Richard Rodgers."  /  Pablo J. Vayón, Diario de Sevilla, septiembre 2014.

Videos